Angel

Ayer cumplí 39 años, por la noche en un bar de la gran Tenochtitlán sin avisar traída por un rayo, bajo un ángel de otra dimensión a celebrar mi cumpleaños, bebía tequila y mezcal como si fueran agua, ecuánime , de mente veloz, inventaba sin error la ficción de su vida en la tierra, mientras bailábamos descubrí que no era de este mundo mientras me clavaba la mirada como un dardo envenenado de gracia, los cabellos rizados combinados con una piel perfecta y apretada la delataban, llego a darme el bautismo de mis 39, un ángel de piel morena subió del inframundo al cielo y de regreso me bautizo con el rayo de la existencia, por la mañana desapareció sin despedirse, del mismo modo que apareció se esfumo sin dejar rastro alguno.

angelweb.jpg